09 abril, 2012

"Dostoievski lee a Hegel en Siberia y rompe a llorar."


Este librito, de  51 pp.,le editó Galaxia Gutenberg en 2006. Trata de  los límites de la razón y su autor es el húngaro László Földényi. El enlace lleva a la  reseña que publicó El País. Estas son las primeras líneas del libro de Földényi :


"En la primavera de 1854, después de cuatro años de trabajos forzados, Dostoievski fue enviado como soldado raso a la "gran vertiente norte" de Asia, situada al sur de Siberia, concretamente a Semipalatinsk. La ciudad, poco más grande que un pueblo, contaba entre cinco mil y seis mil habitantes; la mitad de ellos eran kirguises, gran parte de los cuales vivían en yurtas. La población apenas sentía alguna afinidad con los rusos europeos; los llamaban "gente de la tierra madre" y los miraban con desconfianza. Sin embargo esta gente aumentaba de forma continua; entre 1827 y 1846, el número de personas desterradas a Siberia alcanzó 159.000.
La ciudad estaba rodeada de un árido desierto; ningún árbol, ningún arbusto, sólo arena y abrojo por doquier. La casa habitada por Dostoyevski se hallaba en la zona más desolada de la ciudad, en medio de las dunas. Una empalizada alta rodeaba el patio, y la puerta era tan baja que los visitantes debían inclinarse profundamente para entrar.
 Allí vivía Dostoyevski, en una habitación  amplia pero baja, ocupada por una cama, una mesa y un arcón, así como por un espejito enmarcado que colgaba de la pared. Y allí entabló amistad con Alexandr Yegorovich Vrangel, el fiscal del lugar, que por aquel entonces sólo tenía veintiún años  y que, desde  que se conocieron, apoyó durante más de una década de forma enteramente altruista al escritor [...] Hablaban poco sobre religión; si bien Dostoievski era creyente, no acudía a la iglesia y no quería a los popes. Tanto mayor era el entusiasmo con que hablaba de Jesucristo. Mientras, no cesaba de trabajar : en el manuscrito de Recuerdos de la casa de los muertos [...]Y no tardaron en estudiar juntos, de manera regular, día tras día. En sus memoria Vrangel no revela el título del libro utilizado para sus estudios. Sólo menciona el nombre del autor: Hegel". [y sigue............................................................]

Reseña en de El País:
Dostoyevski lloró con Hegel