27 marzo, 2009

PEDRO SALINAS & PABLO PICASSO /versos e imágenes de amor

.
Pedro SALINAS,Madrid 1891-Boston 1951.Es uno de los grandes poetas de la generación del 27. El tiempo acrecienta su obra, hecha con palabras sencillas  y esenciales que generan una música sutil que permanece;en sus versos vierte sentimientos amorosos apasionados, como en La voz a ti debida (1933).



Picasso, h 1936, tres retratos de Marie-Thérèse Walter.ól/lz

Cuando Picasso (1881-1973) tenía casi cincuenta años, se enamoró de esta jovencísima muchacha suiza, que los que la conocieron describen como sensual, alegre, desinteresada y llena de encanto.Mientras duró la historia de amor,entre 1929-36, -años marcados por duras realidades sociales y peores presagios-,la alegría de vivir transformó la pintura de Picasso.Estaba en una etapa de clasicismo, -él que era la metamorfosis misma-,pero redondeó aún más las formas y las hizo más fluidas y suaves, -como se percibe en el tercer retrato, aunque conserve la visión múltiple del cubismo- y los colores se hicieron más luminosos y alegres.La intensa sexualidad del momento la reservó para los grabados de la Suite Vollard pero la sensualidad,la imaginación y la elegancia, en su sentido profundo,llenaron de gracia los lienzos.En estos retratos,  ligeros y líricos el azul líquido de los ojos de la muchacha se deborda fuera de la forma que debiera contenerle...y forma pequeños lagos de color. Aunque los versos de Salinas no van dirigidos a ella, ésta es también una historia de amor.


Para vivir no quiero
islas, palacios, torres.
¡Qué alegría más alta:
vivir en los pronombres!

Quítate ya los trajes,
las señas, los retratos;
yo no te quiero así,
disfrazada de otra,
hija siempre de algo.
Te quiero pura, libre,
irreductible:tú.
Sé que cuando te llame
entre todas las gentes
del mundo
sólo tú serás tú.
Y cuando me preguntes
quién es el que te llama,
el que te quiere suya,
enterraré los nombres,
los rótulos, la historia.
Iré rompiendo todo
lo que encima me echaron
desde antes de nacer.

Y vuelto ya al anónimo
eterno del desnudo,
de la piedra, del mundo,
te diré:
"Yo te quiero, soy yo."



Salinas,P.: Poesías completas. Debolsillo.


.