06 octubre, 2015

Pierre Bonnard y los "Nabis"






La gran retrospectiva  en Madrid de Pierre Bonnard (1867-1947)   recuerda la calidad y cantidad  de pintores franceses del siglo XIX, -y parte del XX. Si se piensa , en Francia, en ese tiempo, hubo tantos pintores de  talento por metro cuadrado como en la Italia del Renacimiento y en una duración parecida. 
[ Se podría trazar un gran arco que partiendo de J.-L. David -pintor de la Revolución y luego del Imperio Napoleónico, muerto en 1825-  descendiera  en el gran Matisse que muere en 1954. Y dentro de ese  arco, dejando muchos grandes fuera  -incluso-, cabrían Ingres.., Delacroix..., Manet..., los pintores del Impresionismo, del Postimpresionismo, de Dadá,del Cubismo...entre otros... ¿Y Picasso? aunque Picasso es español, -como El Greco es cretense-, su gran talento necesitó para desarrollarse en la forma en que lo hizo ,el caldo creativo que bullía en París, desde que, en el  siglo diecinueve fue sustituyendo a Roma como capital del arte y hasta que fue sustituida por Nueva York tras la Segunda Guerra Mundial.]
                                       
Cuando Pierre Bonnard, tras  brillantes estudios,  abandonó  Derecho y se decidió por la Pintura, aún estaban en activo los grandes impresionistas; mientras, Cézanne aislado en Aix, insistía en su tozuda revolución, y Van Gogh sería pronto conocido.Pero las corrientes   modernas eran ya el Neoimpresionismo tratando de hacer coincidir las investigaciones de la ciencia sobre el color con la pintura y el Simbolismo de sensibilidad espiritualista y mística.
Desde 1886  en torno a Gauguin, en Pont-Aven,Bretaña, se agrupaban algunos  jóvenes seducidos por  sus ideas. No rechazaban  el Impresionismo pero trataban de ir más allá en la impresión visual, considerando que ésta ,en cierto modo ,depende del estado de ánimo del contemplador por el significado simbólico de que están cargados los objetos, las líneas y colores. Su objetivo era superar la limitación sensorial para llegar a la contemplación.
 Gauguin consideraba que el sentido de cada color depende de la expansión que tiene  y de la relación que establece con los demás colores en la superficie pintada. Es el simbolismo de  su atrayente y enigmática pintura  La Vision après le Sermon. La escena, que contemplan las mujeres bretonas y el cura del primer plano, -la lucha de Jacob con el Ángel- transcurre en amplias extensiones  de color intenso, de  factura lisa, sin escala,con sistemas de perspectiva yuxtapuestos...                                             

                             
                                           Gauguin, La Vision aprés le Sermon1888

El grupo nació en 1888 y se llamaron  los  Nabis (profetas, en hebreo). Postulaban abandonar  las bases tradicionales de la pintura: dibujo, modelado y claroscuro,  color naturalista, ilusión espacial... , para llegar más allá de lo visible y representar verdades interiores. El grupo inicial lo formaban Bonnard, Vuillard , Maurice Denis, Sérusier y Maillol; las ideas de Gauguin  las sintetizó  Sérusier ,casi a su dictado, en el célebre  Talismán ( fondo de caja de tabaco cubierto con manchas de intensos colores puros contrastados.)     

El teórico del movimiento fue Maurice Denis que escribió y publicó en 1890: "un cuadro antes de ser un caballo de batalla, una mujer desnuda o una anécdota cualquiera, es esencialmente una superficie plana cubierta de colores conjuntados  en un cierto orden" . El cuadro deja de ser una "ventana" y se convierte en un objeto al margen de la imitación de la realidad visual. De este principio de autonomía de lo pintado partirán los fauves y los cubistas Los Nabis, fueron , con los Fauves de Matisse,  la proa de vanguardia en el cambio de siglo.La primera exposición del grupo  se celebró  en 1891

                           
                                                                                  P.Bonnard, La toilette du matin, 1914 (detalle)

Pierre Bonnard, -aunque siempre mantuvo su individualidad y no se dejó dominar por teorías o programas- fue  uno de los integrantes  del grupo. Pronto se alejó de de la influencia de Gauguin, y de las teorías de Denis y Sérusier.Con  él sobrevivió parte de la tradición impresionista  a la revuelta de los Fauves  y a la revolución del Cubismo y su obra le revela como un  artista  inquieto y de talento preocupado por encontrar la relación profunda entre pintura y poesía. Muy pronto le habían apasionado el arte chino y japonés  y en su pintura influyeron exposiciones como la de grabados japoneses  que se celebró en París en 1890,Sus amigos decían de él que era un nabi japonizante.                             













En sus lienzos  irradia el color puro. Articula formas y figuras y las sitúa en planos cercanos o en la lejanía con la utilización del color y la luz, lejos de la perspectiva tradicional.Comprime la composición y   practica la deformación expresiva y los audaces y cercanos contrastes cromáticos hacen  radiantes las  superficies que  la oposición de planos cromáticos dilatan. Sus formas no están nítidamente delimitadas y a pesar de ser claras y rotundo el color siempre hay en ellas algo fugaz e indefinido  que las  sumerge en  la  trama del fondo  hecha de acordes y disonancias de tonos cálidos o fríos.
   
 
Es un gran colorista dentro de una gama luminosa muy personal. Las escenas de la vida cotidianas  transfiguradas por el color y la luz adquieren una cualidad poética que  dota de magia lo rutinariamente banal. 

              


       
En el desnudo femenino -su mujer Marthe es la  modelo-, logra  obras maestras con encuadres originales y gran riqueza pictórica en escenas íntimas, de toilette ,como las que había iniciado Degas. 
Resultado de imagen para Pierre Bonnard autorretrato
Los autorretratos , -hay seis en la exposición- son imágenes  difíciles de olvidar.A partir del joven asombrado de los primeros años van adquiriendo una marcada calidad abstracta. En  los tardíos, de ascetísmo casi oriental, la pintura parece brotar del interior en pinceladas vigorosas de lujoso colorido, creando un contraste  entre  formas esenciales y riqueza cromática  de  modernidad ,-todavía hoy- sorprendente. 

     Retratos -y autorretrato- de algunos Nabis

Maurice DenisHomenaje a Cèzanne.1900,ól/lz 1,80 x 2,40.Museo.d'Orsay. [Faltaban seis años para que muriera Cézanne y se le hiciera  la gran restrospectiva que le consagraría como uno de los padres de la pintura contemporánea, pero ya se le consideraba un maestro].
En el caballete un bodegón de Cézanne, entre los cuadros del fondo un  Gauguin. Odilon Redon, el primero a la izda. y al que todos miran;Paul Sèrusier   frente a él. De izquierda a derecha Edouard Vuillard, con sombrero de copa el crítico André Mellerio, Vollard detrás del caballete, Maurice Denis, Paul Ranson, Ker-Xavier Roussel, Pierre Bonnard, con pipa y finalmente desde el fondo la esposa del pintor mira discreta al espectador .Es un retrato de parte los pintores nabis, los más importantes. El interesante cuadro, posiblemente la mejor obra de Denis,  tuvo poco éxito en París y Bruselas y Denis escribe en su diario con amargura,"este cuadro ante el que el público todavía está riendo", aunque André Gide, amigo de Denis, le adquirió y mantuvo con él hasta que en 1928 lo regaló al Museo.