13 noviembre, 2009

VERMEER /2 Adam ZAGAJEWSKI

.

La poeta polaca Wistawa Szymborska y el poeta Adam Zagajewski, viven en la misma ciudad, Cracovia y habrán coincidido alguna vez en el museo de la ciudad donde se encuentra la obra  de Leonardo, La dama del armiño, porque a ambos les gusta el arte; se nota en cómo se inspiran en dos pinturas distintas de Vermeer con la misma emoción...Wistawa SZYMBORSKA: La muchacha de Vermeer

La excesiva reproducción de las imágenes las banaliza; se desgastan,pierden vitalidad, energía, brillo ; pero algunas son tan potentes que resisten ese proceso . La Gioconda ha sobrervivido a todo: a ser la más reproducida y popular imagen de la historia del arte; a los bigotes malintencionados que le pintó, -con una agudeza llena de futuro, el iconoclasta Marcel Duchamp; a ser asediada en el Louvre por enjambres de "japoneses"... .
Leonardo parece que lo calculó y dotó a la Gioconda, de la que no se separó nunca, de un escudo protector contra la trivialización:sus facciones se rehacen continuamente en la imprecisión del sfumato sin fijarse nunca del todo; también el asombroso paisaje de fondo tiene un movimiento interno que parece en continua transformación, reproduciendo a una escala mínima y solamente óptica, el cambio sin fin de la geología que Leonardo conocía empíricamente...
La muchacha de la perla de Vermeer ha sufrido en los últimos tiempos un asedio semejante y también ha resistido. Esa pose de la modelo,tan fugaz, o el prodigioso uso de las formas monumentales,  o la magia que Vermeer ha mezclado con los colores, crean una potente presencia sobre el fondo neutro de una seductora belleza;
la pincelada amplia deja huellas sorprendentemente modernas de tonos transformados por la luz y es la evidencia del inmenso talento del pintor de Delf. La enorme perla, el turbante exótico son vestigios de la rica y cosmopolita sociedad de la Holanda de entonces cuyos navíos dominaban el comercio marítimo internacional.
El poema de Zagajewski establece un emotivo vínculo con esta pintura y con la hermosa muchacha y la imagen queda reforzada si eso fuera posible.
Vermeer.La muchacha de la perla.h1665 ól/lz 46,5 x 40 cm. Mauritshuis. La Haya (completo y detalle, ampliar)



LA MUCHACHA DE VERMEER

La muchacha de Vermeer, famosa ahora,
me está mirando. La perla me mira.
La muchacha de Vermeer tiene los labios
rojos, húmedos, brillantes.

Muchacha de Vermeer, perla,
turbante azul: eres la luz,
y yo estoy hecho de sombra.
La luz mira a la sombra con altivez,
con indulgencia, quizá con tristeza.


Link: Vermeer y Wistawa SZYMBORSKA: La muchacha de Vermeer






Bach. Variaciones Goldberg, Aria. Glenn Gould.
 
 Adam Zagajewski.: Tierra del Fuego. /El Acantilado