16 junio, 2009

POETAS VENEZOLANOS / Mini-Antología-Portátil... de Urgencia & Jesús Soto & nocturno de Schubert...

.


leer poesía es,...dilatar el conocimiento,afinar las percepciones, acrecentar las sensaciones  y los sentimientos, ampliar el mundo atisbando la parte más sutil y menos evidente de la realidad,intensificar la vida; encontrar compañía y calidez en la voz y la empatía de los buenos poetas, como los que componen esta Mini-Antología-Portátil...de Urgencia. Todos ellos y más, de su misma calidad, nacieron en  Venezuela.

Aprender buenos poemas de memoria... para tener siempre un talismán de supervivencia y para en cualquier circunstancia sentirse acompañado... Los versos del post están relacionados con obras de Jesús SOTO y música de Schubert.

José Antonio RAMOS SUCRE (Cumaná,1890-Ginebra,1930) Cuando se suicidó en 1930,este apasionado estudioso de las lenguas -latín, francés, inglés, alemán...- dejaba una interesante obra. De su estilo riguroso e inquietante, se ha dicho que es una indagación del idioma dentro del idioma, como queda patente en sus palabras: "Yo escribo el español a base del latín". Sus poemas en prosa no dejan de ser poemas porque son ante todo ritmo y palabras que crean su propia música.

El verso

El nenúfar blanco surgía de la piscina, entre los ánades soberbios
de lucir en sus plumas el rubor de las llamas. El ciprés confundía
en el polvo las hojas tenues, en el cruce de las avenidas. Sufría,
vestido de luto, el riego de una llovizna de cristal.
Un doméstico, abastecido de un tridente de hierro y de una linterna en la cintura, recorría dando voces el jardín aciago. Los pavones ruantes animaban las horas indolentes de la cerrazón.
La princesa de China, de talle esbelto, apareció de puntillas a lamentar la corola decadente de las flores criadas bajo una campana de vidrio y se abandonó a sus lágrimas humildes e infantiles.
Ese mismo día fue solicitada en casamiento y dividió conmigo su amargura. Quiso llevarse a la tienda de campaña de un nómada, al yermo glacial, un juicio profundo, un verso de mi fantasía, aplicado a la dureza de la suerte y yo lo dibujé en su abanico de marfil, recordando los signos de una caligrafía noble.

El talismán

Vivía solo en el aposento guarnecido de una serie de espejos mágicos. Ensayaba, antes de la entrevista con algún enemigo, una sonrisa falsa.
Había exterminado las hijas de los pobres, raptándolas y perdiéndolas desdeñosamente. Alberto Durero lo descubrió una noche en solicitud de una incauta. El galán se había provisto de un farol de ronda para atisbar a mansalva y volvió a su vivienda después de un rodeo infructuoso y sobre un caballo macilento. El artista dibujó, el día siguiente, la imagen del caballero en el acto de regresar a su guarida. Lo convirtió en un espectro cabalgante y le sustituyó el farol de ronda por un reloj de arena.

El caballero habita una casa desprevenida de guardianes, sumida en la sombra desde la puesta del sol. No se cuenta de ningún asalto concertado por sus malquerientes.
Se abandona sin zozobra al sueño inerme. Fía su seguridad al efluvio de una redoma fosforescente, en donde guarda una criatura humana, el prodigio mayor del laboratorio de Fausto.


EUGENIO MONTEJO (Caracas 1938-Caracas 2008). Fue al primero que conocí de todos estos grandes poetas de Venezuela . Poco después moría y en las necrológicas citaban este poema preciso como un teorema, que en el cine Guillermo Arriaga hacía decir a Sean Penn.

LEJOS, ALLÁ EN EL SIGLO XX

LEJOS, allá en el siglo XX, entre sus crueles días,
cuando Holand, el checo, afilaba la espuela de su gallo
para que hubiera un canto,
un canto audible aun en las estrellas,
un largo grito seco, subitáneo,
contra las sombras de la noche
y por su patria.

Lejos, cerca de Praga, en medio de la nieve,
cuando su ronco gallo cantaba en griego
sus acordes de quinta,
Holan, insomne, al lado de su lámpara
se encomendaba a Hamlet
y con su príncipe y su gallo,
junto a la llama de aquel grito
y la chispa de sus espuelas,
iba encendiendo cigarro tras cigarro...



La tierra giró para acercarnos

La tierra giró para acercarnos,
giró sobre sí misma y en nosotros,
hasta juntarnos por fin en este sueño,
como fue escrito en el Simposio.
Pasaron noches, nieves y solsticios;
pasó el tiempo en minutos y milenios,
Una carreta que iba para Nínive
llegó a Nebraska.
Un gallo cantó lejos de el mundo,
en la previda a menos mil de nuestros padres.
La tierra giró musicalmente
llevándonos a bordo;
no cesó de girar un solo instante,
como si tanto amor, tanto milagro;
sólo fuera un adagio hace mucho ya escrito
entre las partituras del Simposio.



RAFAEL CADENAS (Barquisimeto, 1930)Perseguido políticamnte por la dictadura del coronel Marcos Pérez Jiménez, conoció muy pronto el exilio.
Sus poemas -de una belleza que corta el aliento- , son su mejor presentación y leerle supone enriquecerse por contagio.

8

Me sostiene
este vivir en vilo
sin ninguna señal
ni mapa
ni promesa,
en una antesala donde todos trajinan
como empleados
para olvidar.

32
[Ars poética]

Que cada palabra lleve lo que dice.
Que sea como el temblor que la sostiene.
Que se mantenga como un latido.

No he de proferir adornada falsedad ni poner tinta dudosa ni
añadir brillos a lo que es.
Esto me obliga a oírme. Pero estamos aquí para decir la verdad.
Seamos reales.
Quiero exactitudes aterradoras.
Tiemblo cuando creo que me falsifico. Debo llevar en peso mis
palabras. Me poseen tanto como yo a ellas.

Si no veo bien, dime tú, tú que me conoces, mi mentira, señálame
la impostura, restrégame la estafa. Te lo agradeceré, en serio.
Enloquezco por corresponderme.
Sé mi ojo, espérame en la noche y divísame, escrútame, sacúdeme.



PUDISTE resistir en la primera línea solo.
Esa senda no la ha vuelto a tomar nadie.
Eres el último.

Porque es arduo
mantenerse,
arduo abandonarse,
arduo soportar lo enorme,
arduo no pertenecer al grito,
arduo asirse al idioma en el límite,
arduo saber que las palabras no protegen
y andar así cumpliendo, en sigilo, sin razones.


JESÚS SOTO (Ciudad Bolívar 1923-París 2005) es el artista venezolano reconocido y admirado por la crítica internacional por sus creaciones de estructuras cinéticas de sorprendente belleza, como las que ilustran este post.



SEIS POETAS VENEZOLANOS.:Conversación con la Intemperie. Galaxia Gutenberg