01 junio, 2014

De mar en mar con TACITA DEAN





De mar en mar de la  inglesa Tacita Dean (Canterbury 1965) es como un viaje: lleva lejos y  con el paso del tiempo no deja de fluir, de liberar recuerdos, sensaciones, imágenes.  La artista reúne sus obras sobre el mar y entrar en la sala es ya una inmersión: la presencia del mar se impone y  ocupa el espacio cúbico  en distintos soportes y formas, instalación, fotografía, películas...
Tacita Dean, siguiendo un rastro a punto de desvanecerse, rescata, revitaliza  y compone una narración plástica que genera imágenes y sensaciones nuevas y en este caso, entreteje una red que humaniza la inmensidad de mares y océanos, con presencias, ya fantasmales pero ciertas.
La artista hace referencia a su "método" de trabajo; dice  partir de un rastro que le intriga y despierta su interés y para rescatarlo y tratar de  comprender, se deja llevar por él  hasta transformar lo encontrado en un objeto tangible  de imaginación y pensamiento.
"Me di cuenta de que para afrontar los hechos, lo mejor es recurrir a la ficción. Y esto supuso un cambio radical para mi".

Películas, dibujos...,o instalaciones como Girl Stowaway que reconstruye la historia de la joven Jean Jeinnie que en 1928 viajó como polizón desde Australia a Inglaterra. A partir de una fotografía encontrada en un libro se interesa por la historia, imagina, busca   y realiza una película y con recortes de prensa, barcos de papel, dibujos, y viajando a diversos lugares relacionados con el tema... se embarca en una aventura artística para recrear la odisea de este polizón femenino. Y así con atisbos de otras historias y el mar como denominador común...

Jean Jeinnie, polizón en 1928



                 
                 
La exposición abarca obras  entre 1994 y 2008 y en ella se  proyectan películas analógicas en pequeños recintos que se abren en la sala principal , mientras en una esquina un monitor  emite el cortometraje Cómo meter un barco en una botella (1995) que  muestra paso a paso la técnica  mágica y  evocadora de introducir un velero con todas sus velas desplegadas, en una botella.Hay varias de estas botellas, dibujos, apuntes, instalaciones  y algunas fotografías que tiene su propio interés aunque  formen parte de la historia general que cuenta la artista.  
Es el caso de  la  Casa burbuja que encontró por azar en las islas Caimán -un lugar estrella de los paraísos fiscales- mientras seguía otra pista. Abandonada semiderruida lo mismo puede  recordar un huevo de animal  prehistórico que el resto de una civilización  futura. Había sido construida por un francés como una casa inmune al viento y a los huracanes. , -antes de ser detenido por malversación  de fondos y  condenado a 35 años  por el gobierno de Estados Unidos 
Estos  hechos y otros se entrecruzan como redes sobre un fondo marino  y contribuyen a crear un clima  intenso y salino  de belleza y  emociones .
                                                                Casa burbuja, Islas Caimán


 Los protagonistas de la exposición son los Storyboards, una serie de dibujos sobre pizarra de grandes dimensiones y formato cuadrado, 2,44 x 2,44. Son escenas de marineros faenando y luchando con el mar o navíos atravesando el oleaje y la galerna. Son imágenes potentes pero  frágiles al estar trazadas con tiza sobre el soporte mineral y difíciles de conservar y por ello, como consta en  tarjetas que  acompañan los paneles indicando reelaborados.
 Los dibujos están  cargados de dinamismo,energía e inmediatez,  desde puntos de vista y encuadres sorprendentes y parecen  avanzar hacia el espectador. A veces lo representado solo es mar, o nubes o lluvia en diagonal atravesando el plano. A veces los trazos son nítidos otras, remolinos difuminados en manchas de luz, y palabras escritas rain, wind, home....  trazos pequeños que parecen hechos al azar y que a pesar de su insignificancia están cargados de sentido.  Galernas, tormentas, masas encrespadas de agua salada, viento ,oleaje... en superficies pulidas de pizarra como los encerados de las escuelas.


                                                          Storyboards, 2,44 x 2,44 m., dibujo de tiza sobre pizarra
                                            
Siguiendo la exposición se palpa bullir la actividad creativa de Tacita Dean. Cómo relaciona, busca, imagina.  Se percibe a  la artista atraída por una  idea, un atisbo apenas, cómo  la sigue  y como si fuera la cola de una cometa  se deja arrastrar por su fuerza ...a donde le lleve. 

      


 El arte conceptual contemporáneo, estridente y  a veces  de dudoso valor, nunca  deja indiferente.Es activamente provocador y dispara de forma  automática los sensores de percibir y sentir y del pensamiento analítico y crítico. Puede sorprender, admirar, indignar, emocionar y ser o no rechazado ...Pero desencadena una  dialéctica que hace pensar y en alguna medida modifica al contemplador. La intervención encantada que ha realizado Tacita Dean  sobre los mares y sus historias pequeñas y a punto de naufragar, sorprende y llega, y  se visita con interés creciente una vez más.