13 octubre, 2009

JORGE RIECHMANN poeta & PAUL KLEE pintor / Antología fragmentada I

.




"Cuanto más espantoso se vuelve el mundo, más abstracto se torna el arte".1915 Paul KLEE


Paul Klee (1879-1940) tuvo un talento especial para la música y  fue un excelente violinista aunque  terminó dedicándose a la pintura. Estudió en Munich donde hacia 1911 conoció a Kandinsky. En 1901 recorrió Italia durante meses y se sintió atraído por Leonardo, Miguel Ángel y admiró los frescos de Pinturicchio y Botticelli (Vaticano).Otras influencias importantes en su vida fueron Blake, Goya, Rembrandt, Van Gogh, Ensor...

Cuando regresó a Berna en 1902 tenía claros sus propósitos artísticos:
"Quiero ser como un recién nacido, no saber absolutamente nada acerca de Europa; ignorar hechos y modas, ser casi un primitivo. Luego quiero hacer algo muy modesto, procurarme a solas un diminuto motif formal, uno que mi lápiz pueda abarcar sin técnica alguna...Según veo las cosas, los cuadros llenarán más que mi vida entera...No es tanto cuestión de voluntad como de destino."
Visionario, místico, ingenuo y sabio empezó por crear un mundo lineal monocromo,formado por dibujos a pluma o lápiz, que posteriormente fueron sustituidos por dibujos en color y acuarelas y pinturas al óleo. 
Tras un viaje a Túnez, en 1914 sintió la experiencia de la luz y el color hasta el punto de que cuando en 1921 Gropius le invitó a participar en la Bauhaus, precisamente, se encargó de las clases de color. Después de la revelación de Túnez había escrito en su diario: 
"El color se ha apoderado de mi para siempre. Tal es el significado de este bienaventurado momento. El color y yo somos uno. Soy un pintor".


Klee es un fondo primordial de elementos creativos del que se han extraído materiales para fecundar el arte moderno. Él decía "El arte no expresa lo visible; más bien hace visible".La Primera Guerra Mundial fue una experiencia cercana profundamente dolorosa: su amigo el pintor Macke fue una de las primeras bajas y en 1916 le siguió Franz Marc.Klee  quedó tan marcado por ello que le obsesionó toda la vida.


Herbert Read, en uno de sus libros (El significado del Arte) dice que Klee fue un supremo dibujante y comenta cuánto le deben los surrealistas, entre otros. Y en Breve Historia de la Pintura Moderna le relaciona con los Pensamientos de Pascal: Cada dibujo de Klee es un pensée:
"Movimiento infinito, el punto encajado en todo, movimiento en reposo, infinidad sin cantidad, indivisible y sin fin"


JORGE RIECHMANN, poeta; Madrid 1962,es profesor de filosofía moral en la Universidad de Barcelona.En la contraportada de Conversaciones entre alquimistas  de Ediciones TusQuets, : Nuevos textos sagrados,al que pertenecen estos poemas, se puede leer :
La conciencia poética es una rara alquimia capaz de convocar y transfigurar la multiforme experiencia humana a través de las palabras: decir es transmutar; pronunciar es a menudo crear.
Klee. Ensimismado (autorretrato) 1925

OH PADRE QUE CONSERVAS UNA GOTA DE INCERTIDUMBRE EN LOS OJOS
estaba soñando con la falsificación, cuando algo me arrancó del dormir para anotar esto:

MI padre me enseñó que ha de madrugar mucho quien desea subir a lo alto de la montaña.

Me enseñó que se puede adulterar una vida como quien falsifica un alimento.

Él me enseñó a cuidar mi calzado, protegerlo con grasa y untos impermeabilizantes, guardarlo relleno de hojas de papel prensado para que la humedad y la fosforescencia no lo deformasen.

Mi padre me enseñó que la flor puede contemplarse tanto con ojos de insecto como de entomólogo, y que no existe una razón última para privilegiar una de ambas perspectivas.

Me mostró la luz tamizada del bosque de hayas, de manera que cuando, muchos años después, quisieron darme gato por liebre, contesté: estos gatos que no son liebres tampoco son hayas.

Me enseñó a distinguir algunos frutos del bosque, pero no quiso o no supo ahondar en la doctrina de los venenos.

Una vez me mostró la extrema vulnerabilidad de su juventud, pero se retractó pronto.

Quiso alertarme sobre los hirsutos delirios que descansan en muchas habitaciones de la Casa de la Conciencia.

Me llevo cerca del taller del herrero donde se rectifican los sueños de las imágenes. Y entonces me enseñó que no vale la pena sacrificar la vida por un efecto retórico.

Me hizo ver que no hay huerta sin áspid ni inteligencia sin vasos comunicantes.

Me acostumbró a caminar con una mochila bien cargada; pero sin eso, ¿cómo hubiera podido vaciar la mochila?

Me mostró un lugar vacío. La limpieza y la resonancia de un lugar vacío.

Me enseñó la magia de la Cámara Oscura, y el sustantivo revelador que luego se fue perfumando de infinito.

Me insinuó -¿o son figuraciones mías?- que el drama del Rey, la Reina y el Príncipe es en verdad mortífero, pero que se pueden buscar preguntas que nos sitúen en otro lugar.

Se las arregló para sugerirme que no es imprescindible repetir los crímenes de los padres.

Mi padre me enseña que tenemos que inventar a ese padre con dolor y sin ferocidad, un padre que nos invente.



RIECHMANN, Jorge.: Conversaciones entre alquimistas. TusQuets.