19 marzo, 2009

MARINA TSVIETÁIEVA & MARINA TSVIETÁIEVA

.




La poeta rusa MARINA TSVIETÁIEVA, nació en Moscú en 1982 y empezó a publicar poesía con 18 años. Sus cualidades poéticas  la convierten en uno de los importantes poetas europeos del siglo XX.Fue partidaria de la Revolución pero, primero que otros escritores y poetas, se dio cuenta de que la Revolución se convertía en un régimen totalitario e inhumano. Como dijo Osip Mandelstam, que moriría en un campo de concentración: "en Rusia se respeta tanto la poesía que hasta matan por ella". 
Marina fue perseguida y se exilió (1922) pero su vuelta a Rusia coincidió con el gran terror de Stalin. Su esposo fue fusilado, su hija y su hermana deportadas a los campos que formaban el extenso gulag de la utopía. La censura, las persecuciones del régimen estalinista,las detenciones, y la atmósfera irrespirable,los juicios sumarísimos,las ejecuciones y la falta total de libertad para escribir, la llevaron al suicidio 1942.





I.-A los fiscales de la literatura


¿Ocultarlo todo para que la gente olvide
como nieve que se derrite o una vela?
¿En el futuro no ser más que un puñado de polvo
bajo la cruz de la tumba? No quiero.

Cada instante, temblando de dolor,
vuelvo a lo mismo:
morir para siempre.¿Será por eso
que mi destino es comprenderlo todo?

Una tarde en el cuarto de los niños, entre muñecas,
la telaraña en el prado,
un alma que se condena por una mirada...
Comprenderlo todo y por todo sufrir.

Por eso (y al manifestarlo cobro fuerza)
someto a juicio todo lo más mío,
para que mi juventud conserve siempre
la desasosegada adolescencia.





II.- Musa

Ni cartas, ni antepasados,
ni claro halcón.
Camina -se abre-
tan lejana.

Bajo los párpados sombríos,
incendio de alas de oro.
Con su mano, acariciada por el viento,
ha tomado, ha olvidado.

Vuelos de la falda sin recoger,
amplia sonrisa sarcástica.
Y ella, ni mala ni buena,
sólo distante.

No llora ni gime:
Ha roto -¡pero si le amo!
Con su mano acariciada por el viento,
ha dado, ha olvidado.

Ha olvidado -risitas
guturales, chillidos de aves...
-Dios, guárdala,
tan lejana.



19 de noviembre de 1921


El canto de la Ceniza. Galaxia Gutenberg

.