01 febrero, 2009

ITALO CALVINO: Ottavia, una ciudad tenue

.



Las ciudades invisibles,fue publicada en 1972 en Einaudi, Milán. El estilo de Calvino había ido evolucionando desde un realismo ascético y severo relacionado con el neorralismo y su militancia comunista, a la utilización de una imaginación fantástica pero contenida en una racionalidad que le reflejaba como el ilustrado que era, como se ve en la trilogía que forman "Nuestros antepasados", 1960.

En los años setenta Las ciudades invisibles, simulan una reescritura del Libro de las Maravillas de Marco Polo que conversa con el tártaro Kublai Khan. Posteriormente, en la novela"Si una noche se invierno un viajero..." se mueve buscando los mecanismos de la escritura en una indagación sutil e inteligente que resulta apasionante.



Brueghel, 1563. Así vio el pintor flamenco la Torre de Babel bíblica, como una ciudad en sí misma nada invisible.La belleza de la pintura y una misteriosa asociación de ideas justifica su presencia en este post.

Si queréis creerme, bien. Ahora diré como es Ottavia, ciudad-telaraña. Hay un precipicio entre dos montañas abruptas: la ciudad está en el vacío, atada a las dos crestas con cuerdas y cadenas y pasarelas. Se camina sobre los travesaños de madera, cuidando de no poner el pie en los intervalos, o uno se aferra a las mallas de cáñamo. Abajo no hay nada en cientos y cientos de metros: pasa alguna nube; se entrevé más abajo el fondo del despeñadero.

Esta es la base de la ciudad: una red que sirve de pasaje y de sostén. Todo lo demás, en vez de elevarse encima, cuelga hacia abajo: escalas de cuerda, hamacas, casas hechas en forma de saco, percheros, terrazas, asadores, cestos suspendidos de cordeles, montacargas, duchas, trapecios y anillas para juegos, teleféricos, lámparas de luces, macetas con plantas de follaje colgante.

Suspendida en el abismo, la vida de los habitantes de Ottavia es menos incierta que en otras ciudades. Sabes que la red no sostiene más que eso.


CALVINO,I.: Las ciudades invisibles. .Minotauro


.