13 febrero, 2009

Arquitectura Esencial /André MAUROIS: "Diario"/ 1946, Nueva York

.





ANDRÉ MAUROIS, seudónimo de Émile Herzog, nació en 1885 y murió en París en 1967. Su familia descendía de judíos alsacianos instalados en Normandía en una fecha tan significativa como 1871, tras la guerra franco-prusiana.Estudió en el Liceo de Ruán donde tuvo a Alain como profesor, se licenció más tarde en Letras y comenzó a trabajar en la fabrica de pañería familiar.

Participó en la Primera Guerra Mundial y en 1918 publicó Les silences du colonel Bramble, que sería el inicio de su carrera literaria.Ésta comprende novelas, obras históricas y biografías (Lord Byron, Turgueniev...) Su obra "redescubierta"  no ha perdido interés ni actualidad.

El "Diario" del que procede el texto, es el de una estancia de  en Estados Unidos para salvar la vida, por la ocupación nazi de Francia, dando clases de lengua francesa, conferencias (Tolstoi, Balzac, Proust...) y conserva  todo su interés por la agudeza de pensamiento y la afinada  sensibilidad . 



24 de mayo de 1946. Nueva York.

"Larga conversación con un arquitecto de origen francés, A.R...,que construye aquí un gran almacén. Tiene las ideas más justas sobre la belleza que el arquitecto no encuentra -dice- ,sino buscando la adaptación perfecta de la edificación a su función y a la naturaleza de los lugares."


"-Es preciso -dice- servirse de todo lo que nos aporta la naturaleza porque nosotros no podemos proceder mejor que ella...Es preciso, en cuanto sea posible, construir sencillo y desnudo, como el arquitecto egipcio o japonés...Si usted desea que yo edifique una universidad dígame de antemano cómo entiende usted su desenvolvimiento, a fin de que yo pueda establecer un plan maestro."

"Ha trabajado veinte años en Japón y ha tomado cariño a aquel país".
"-Para mí -dice- ningún acontecimiento, ningún error cometido por los japoneses puede apearme de este juicio básico; la civilización japonesa es una gran civilización. Tiene artistas superiores a los nuestros; un sentimiento más vivo de lo bello, mejores maneras. No les juzguéis jamás por lo que digan; no creen en la conversación: No les gusta discutir, como a los occidentales; piensan que nada es ,más inútil;no tienen ninguna agresividad intelectual. Si os invitan a comer, las impresiones cambiadas en la mesa serán de un valor nulo, pero el servicio, las viandas tan perfectos, que el tiempo se pasa de la manera más interesante en examinar y admirar cada objeto. Después de comer, vuestro huésped os mostrará un kakémono y le contemplaréis con él,o bien os ofrecerá música, o danzas, o la ceremonia del té."
                                                      tipos de kakémono

"Después haréis con él una visita al jardín. El japonés vive mucho más que nosotros, en la naturaleza. Una atmósfera, un ambiente le afecta más que un razonamiento...He aquí un ejemplo: cuando hace algunos años un profesor francés fue a dar en Tokio una serie de conferencias sobre la filosofía de Bergson, una verdadera multitud llenó cada vez el instituto. ¿Por qué? La mayor parte de estos auditorios no comprendían el francés. Pero gustaban del ambiente de respeto que rodeaba al difícil asunto."


"Yo esperaba una reacción de los americanos presentes, quienes, seguramente, no pueden haber olvidado el horror de los campos japoneses en Filipinas, los aviadores ejecutados. Pero no. La opinión pública en este momento no es en este país hostil al Japón. América espera una conversión política del Japón; alaba su valor cívico. Eso es un hecho."


Arquitectura japonesa contemporánea:el New Museum, Nueva York, 2008 obra del estudio de la arquitecto japonesa Kazuyo Sejima, mantiene el mismo espíritu del que habla Maurois; destacan sus nítidos y austeros perfiles , la diafanidad y lumninosidad del espacio interior y la calidad, casi traslúcida, de la "piel" exterior, y es ejemplo del sentido de lo esencial en la arquitectura japonesa y su adecuación a la función y al lugar.
New Museum

Maurois,A.: Diario.Colección Austral


.